Avivando la chispa de la tecnología en Estados Unidos

 |   Mike Egan, Director Senior, Microsoft TechSpark

Hace tres años, el presidente de Microsoft, Brad Smith, se unió al gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, en el centro de la ciudad de Fargo para lanzar un nuevo proyecto llamado Microsoft TechSpark. Esta iniciativa cívica se formó con la finalidad de promover el impacto económico y la creación de puestos de trabajo a través de profundas alianzas y cooperación. Los compromisos corporativos con las comunidades no son nada nuevo, pero el eje central aquí era profundizar en solo seis regiones específicas y enfocarse en las comunidades rurales y remotas, un cambio en el alcance a menudo tradicional en áreas metropolitanas más grandes y urbanas.

Picture1
Microsoft President Brad Smith, left, talks to North Dakota Governor Doug Burgum during the launch of TechSpark

Sabíamos que íbamos a aprender mucho si podíamos encontrar comunidades que asumieran la colaboración y ayudaran a probar nuevos recursos y tecnologías. Para tener una mayor comprensión de estos diferentes ecosistemas, seleccionamos seis regiones con historiales, tamaños y demografías diferentes. Elegimos Cheyenne Wyoming, el sur de Virginia y el centro del estado de Washington ya que albergaban centros de datos de Microsoft, mientras que Fargo encajaba de manera natural con un existente y amplio campus de empleados de Microsoft. Queríamos también incluir a algunas regiones donde teníamos poca o ninguna presencia de Microsoft. Dado el fuerte compromiso con nuestros esfuerzos de educación en ciencias de la computación, también lanzamos TechSpark en el noreste de Wisconsin, y luego nos trasladamos al sur, a El Paso, Texas, poco antes de agregar rápidamente a la colindante Ciudad Juárez, México, para explorar proyectos binacionales.

Un ingrediente esencial de este plan fue encontrar y contratar gerentes de TechSpark que vivieran en la comunidad y la conocieran bien. Algunos podrían haber pensado que habría sido más fácil enviar a un equipo desde la sede de la compañía o rotar la visita de expertos, pero eso no era lo que buscábamos. Hemos descubierto que un miembro de la comunidad que ha residido entre los vecinos y ha trabajado junto a ellos, así como anteriormente haya dirigido algunas de las organizaciones de la región, acelera el trabajo instantáneamente con su consolidada credibilidad, presencia, confianza, contactos y conciencia. Este enfoque de participación comunitaria las 24 horas al día los 7 días de la semana garantiza una comunicación constante. De hecho, muchas de las ideas y métodos de TechSpark comenzaron con una conversación en la fila de un supermercado o en una cafetería local.

El equipo se encargó de impulsar el desarrollo comunitario y económico a través de la asociación y la entrega de recursos de Microsoft, basándose en algunos pilares, entre ellos:

  • Cooperación con organizaciones sin fines de lucro locales. El fortalecimiento de estas organizaciones comunitarias para lograr más a través de la habilitación tecnológica y la transformación digital.
  • Promover oportunidades en estas regiones para la recapacitación o una capacitación que conduzca directamente a la empleabilidad en la comunidad.
  • Conectar estas regiones locales al internet de alta velocidad y trabajar con la iniciativa Airband de Microsoft, para que 3 millones de estadounidenses que actualmente viven en comunidades rurales donde el servicio es deficiente, tengan acceso a la banda ancha.
  • Empoderar a los aliados locales para que ayuden a construir un proyecto regional más emblemático, de mayor escala y alcance, creado para la sostenibilidad y el impacto a largo plazo.
Picture2
Student participant at the TEALS Packers Fair in Wisconsin

Estos proyectos emblemáticos han resaltado nuestra misión de promover el crecimiento del plan de cada región de forma orgánica y colaborativamente. Varios líderes locales han compartido la frase: “Conoce a la comunidad donde ella esté”. Han transcurrido tres años y nos sentimos orgullosos de ver estos proyectos emblemáticos en su fase de planificación y/o de ejecución en nuestras seis regiones TechSpark:

  • Green Bay, Wisconsin, celebró el primer aniversario de TitletownTech este verano. Esta alianza entre Microsoft y el equipo de fútbol americano Green Bay Packers ha creado un fascinante laboratorio y estudio empresarial al otro lado de la calle del icónico estadio Lambeau. Actualmente, brinda orientación a más de 20 empresas emergentes en su proceso de formación, muchas de las cuales ya han iniciado operaciones en el noreste de Wisconsin.
  • En Dakota del Norte, una alianza con la innovadora organización Emerging Prairie dio inicio al proyecto Grand Farm. Esta “gran granja” del futuro reunirá a estudiantes, maestros y representantes de la industria para explorar la agricultura de precisión en una granja experimental de más de 24 hectáreas que cuenta con un banco de pruebas, junto con una academia digital y un acelerador agrícola Plug and Play.
  • Cerca de nuestro centro de datos de Boydton, Virginia, y en conjunto con MidAtlantic Broadband Corporation, la nueva organización sin fines de lucro Southern Virginia Innovation HUB abrirá sus puertas a inicio del próximo año (2021). Siendo la primera construcción total de un edificio nuevo en la región en décadas. El complejo albergará a organizaciones sin fines de lucro del área que trabajan para impulsar la capacitación, el entrenamiento técnico y el establecimiento de alianzas comunitarias.
  • En este otoño, se reunirán semanalmente compañías tanto de México como de Estados Unidos para nuestra 3a cohorte del El Paso-Juárez Bridge Accelerator. Este proyecto binacional único ha aprovechado la red de trabajo del centro T-Hub de Ciudad Juárez y a socios locales para unir a fabricantes, empresas emergentes y otras compañías regionales con el fin de compartir recursos, mejores prácticas y sesiones de capacitación durante 12 semanas. Hasta ahora, los dos primeros cohortes de Bridge Accelerator han producido casi 4 millones de dólares en nuevas ventas, más de 500,000 dólares en nuevas inversiones de capital riesgo y 110 nuevos puestos de trabajo.
  • Cheyenne, Wyoming, reunirá el importante trabajo realizado por gener8tor para impulsar nuevas empresas y comercios en el estado, para después aprovechar esas nuevas oportunidades con el innovador plan de estudios de tecnología y diseño de Array School of Coding y un programa de capacitación de aprendices único del equipo de software y tecnología de Techtonic.
  • Y en el centro del estado de Washington, la formación a través de la capacitación remota ha pasado a ser una misión fundamental de la resiliencia rural, en conjunto con líderes del área tales como Greater Wenatchee Tech Alliance, Columbia Basin Foundation y la Universidad Estatal de Washington.
Picture3
Mike Egan, front left, with TechSpark managers J.J. Childress and Omar Saucedo with graduates from the launch of the Bridge Accelerator in Juarez, Mexico

La conexión y la comunicación diaria con estas comunidades han sido pieza clave de nuestros procesos, prioridades y programas. A modo de resumen, a continuación, algunas de las lecciones aprendidas y de los aportes importantes en todas las regiones:

  • Aliados antes que proyectos: El aliado es la clave de cualquier compromiso. Debemos encontrar el aliado correcto primero para después construir el plan y el proyecto, esto es fundamental para todos los compromisos regionales. No se pueden recrear rápidamente las relaciones, la pericia, la infraestructura, las redes de trabajo y los conocimientos que aporta un aliado local establecido. Estas organizaciones ya están haciendo un gran trabajo y, en algunos casos, simplemente necesitan recursos, conexiones adicionales y un empujón para soñar en grande y acelerar su misión. Colectivamente, TechSpark ha establecido alianzas con 314 organizaciones sin fines de lucro en estas regiones y ha brindado apoyo a más de 303,000 personas.
  • De vuelta a las aulas: Hemos hallado un fuerte denominador común en cada región rural o remota con la universidad y los colegios universitarios comunitarios y técnicos. Estas instituciones de educación superior a menudo sirven de instrumento de medición para las tendencias futuras del empleo y la mano de obra local. La fuerte cooperación con estas escuelas ha dado origen a planes de estudio nuevos, al igual que a una nueva planificación y oportunidades de capacitación tales como la tutoría, los esquemas de aprendices y el aprendizaje a distancia. Desde las escuelas más grandes como la Universidad de Texas en El Paso, la Universidad Estatal de Dakota del Norte, la Universidad de Wyoming y la Universidad de Wisconsin en Green Bay, hasta los excelentes colegios universitarios comunitarios locales como Big Bend de Washington, Southside Virginia y Laramie de Wyoming, hemos encontrado facultades comprometidas e instancias directivas innovadoras dispuestas a colaborar para educar a la próxima fuerza laboral. En conjunto, estas alianzas de TechSpark han impactado a 52,000 estudiantes universitarios. Además, el equipo ha trabajado para ayudar a llevar el programa de enseñanza de informática TEALS a 135 preparatorias en las regiones TechSpark y ha logrado capacitar así a 150 maestros y 7,500 estudiantes de preparatoriaa.
  • Conéctese: El acceso a Internet de alta velocidad es la electricidad de esta era, y en las comunidades con una Internet deficiente, la lucha por la conexión empresarial, educativa y sanitaria, se agrava. Comprender el desafío con números reales para identificar la demanda e incentivar a los proveedores para que se instalen en la región es una búsqueda constante. Desde estudiantes que hacen sus tareas dentro de autos cerca de nuevos puntos de conexión Wi-Fi, hasta proyectos agrícolas que crecen a través del programa FarmBeats y la recopilación de datos, la conexión sigue siendo una prioridad fundamental para el crecimiento económico y comunitario. El trabajo del equipo de Airband de Microsoft ayuda a impulsar estos proyectos en todo el mundo y a establecer alianzas en estados desde Wyoming a Wisconsin y desde Texas a Dakota del Norte.
  • No en serie: Los cambiantes antecedentes de estas diversas regiones han exigido enfoques regionales y atención individual. A medida que comenzamos a trabajar para conseguir becas de la iniciativa de Inteligencia Artificial para el Bien (AI for Good) en cada comunidad, aprendimos rápidamente que una organización sin fines de lucro pequeña, con una plantilla de uno o dos empleados, puede no tener el ancho de banda necesario para absorber y ejecutar rápidamente un proyecto de Inteligencia Artificial. Una caja de herramientas flexible, que incluya recursos que ayuden a habilitar la tecnología, es esencial y, como tal, cada región debe armar un inventario único de tales recursos. Con el apoyo necesario, TechSpark ha concedido 14 becas de la Iniciativa de Inteligencia Artificial para el Bien (AI for Good) en todas esas regiones. Además, la labor continua con los aliados locales ha permitido impartir capacitación técnica y trazar una vía de acceso a la empleabilidad a más de 54,000 personas en esas comunidades TechSpark.
  • Multiplíquese: A medida que el programa TechSpark avanza hacia el cuarto año, la capacidad de sostener estos esfuerzos e inspirar su replicación se torna primordial. Nuestra capacidad de multiplicar el financiamiento inicial se ha convertido en una métrica en todas estas regiones con una meta mínima de 3 veces. Si podemos ayudar a servir de catalizador para que otros aliados locales y nacionales den apoyo a una organización regional sin fines de lucro, estamos un paso más cerca de la sostenibilidad a largo plazo. Este trabajo ya ha asegurado un financiamiento adicional de 25 millones de dólares de parte de otros aliados (locales y nacionales) además de nuestro apoyo TechSpark, un multiplicador de 4 veces. Adicionalmente, este esfuerzo resalta nuestra esperanza de que surjan proyectos como TechSpark en otras comunidades de todo el mundo. Proporcionar herramientas con las mejores prácticas y las lecciones aprendidas para estimular a otras regiones a crecer a través de alianzas.
  • Más parecidos que diferentes: Por mucho que nos centremos en las diferencias entre lo rural y lo urbano, a menudo nos sorprende la amplia gama de similitudes que todos compartimos. Independientemente de la región, hemos sido testigos de la misma esperanza compartida por muchos: mantener y educar a la familia, dejar atrás una comunidad fortalecida y dar a los hijos un mejor futuro. Asimismo, oímos a muchos jóvenes y recién graduados expresar su deseo de volver a sus raíces, encontrar un hogar cerca de su familia y seguir contribuyendo a la construcción de la comunidad de sus padres. Quizá muchos dejen su ciudad natal para ir a la escuela o vivir aventuras, pero ese instinto de un camino de regreso a ella es fuerte… ¡si tan solo pudieran encontrar la oportunidad de obtener de trabajo!
Picture4
North Dakota TechSpark Manager Taya Spelhaug with young girls at an Hour of Code event

La pandemia ha obligado a muchos a presionar el botón de reinicio, como desafortunadamente escuchamos a diario de organizaciones sin fines de lucro y pequeñas empresas locales que luchan por la supervivencia. Hemos podido apoyar a más de 100,000 personas en estas regiones a través de los proyectos de ayuda para la pandemia de Covid-19 y, ahora más que nunca, el trabajo es fundamental para expandir estos esfuerzos locales de recuperación y reconstrucción.

Después de tres años, nos queda claro que ninguna organización, sea pública o privada, corporativa o sin fines de lucro, puede transformar estos desafíos por sí sola. También está claro que el deseo de construir estos ecosistemas, habilitar digitalmente a las empresas locales, proporcionar herramientas para los puestos de trabajo del siglo XXI y redistribuir las oportunidades constituye la primera línea para dirigentes comunitarios de todos los niveles. Esta misión trasciende las matices políticas de todo el espectro.

La aceptación de estas comunidades sigue siendo acogedora y va más allá de un simple agradecimiento. Esperamos con ansias que siga el aprendizaje continuo, el compromiso de la comunidad y este desarrollo económico, de la misma manera que inició hace tres años.

Mike Egan es el director senior de TechSpark para Microsoft. Comenzó su carrera recogiendo frambuesas en los campos de su ciudad natal Puyallup, Washington, y trabajando en la feria estatal.

Tags: ,